Historias de Pacientes

Con la Terapia en 3 Citas tratamos a diario y exclusivamente a pacientes con fobia al dentista o con náuseas y problemas dentales extremos.
Tratamiento bajo anestesia general   Sin miedo a una nueva sonrisa   especialmente para pacientes fóbicos
Tiempo estimado de lectura: 3 minutos

La señora U.M. de Braunschweig fue tratada con el «Modelo Leu» en Berlín en julio de 2021. Se fue a casa con sus dientes nuevos la misma tarde de la operación. A principios de septiembre nos escribió este mensaje en WhatsApp:

Estimada Sra. Herold,

Quería volver a ponerme en contacto con vosotros y daros las gracias por todo.

Soy una persona nueva.

He superado la operación muy bien.

Todo el equipo es estupendo.

No tenía ningún dolor. Sólo hubo un poco de sangrado en el camino a casa. Al día siguiente ya no. He dormido bien por la noche.

Todo el mundo comenta positivamente mis dientes. Tampoco oculto lo que he pagado cuando me lo piden.

La vida que he recuperado ahora no se puede pagar con ningún dinero del mundo.

Me alegro mucho de haber dado este paso.

Gracias de nuevo a todo el equipo.

Le deseo lo mejor y especialmente mucha salud.

Saludos cordiales y un buen fin de semana, esperemos que soleado.

Suyo, U. M.

"Il Dottore Leu è una persona bravissima, davvero comprensiva e mi ha spiegato tutto."

La Signora M.B. di Weißwasser in Germania ci ha scritto il 15 aprile 2009:

Buongiorno Signora Herold,
Oggi sono andata finalmente al mio primo appuntamento. Non sono riuscita a dormire quasi tutta notte e ho fatto fatica a mangiare. Sono partita da casa con mio marito alle 10 e siamo arrivati a Berlino verso mezzogiorno. Le tre ore successive sono state insopportabili. Mio marito volevo distrarmi, è andato con me a fare shopping per farmi pensare ad altre cose.
Ma non è servito a niente… non ho smesso di guardare i denti di tutte le persone intorno a me, passanti, commesse…
Avevo le mani sudate, ma peggio ancora: volevo soltanto piangere. Mio marito è stato molto comprensivo. Ha accettato il mio silenzio e le mie brevi risposte. Inizialmente abbiamo sbagliato studio dentistico. “Cominciamo bene.“
Alla fine abbiamo trovato quello giusto. Una persona sorridente ci ha aperto la porta, cosa che ha fatto diminuire un pò – per la prima volta – la mia paura. Poi è venuto il momento di incontrare il Dott. Leu. Il fatto che, sia stato lui, la prima persona a parlarmi di quello che mi aveva tormentata da tanti anni, mi ha fatto piangere. Senza volerlo.
Lei, Signora, aveva ragione. Il Dott. Leu è una persona bravissima, davvero comprensiva e mi ha spiegato tutto.
Ora sto aspettando il preventivo e la data esatta dell’intervento. Non riesco a spiegare quanto sia nervosa.
Non voglio dire di essermi già liberata da tutta la mia paura. Ma sono sicura che almeno lì, dove andrò per l’intervento, ci saranno delle persone che mi capiscono e mi accompagneranno fino alla fine di questo cammino.
PS Devo ammettere di essere un po’ fiera di me.
Grazie per avermi ascoltata, (leggendo), e tanti saluti,
M. B.

Paciente G.K. de Múnich estaba el 6. Mayo 2016 para un tratamiento en Berlín. Ella recibió después de sacar todos los dientes bajo anestesia general, al mismo día una prótesis en la mandíbula superior y 4 implantes en la mandíbula inferior.

Hola Señora Rogowsky,

ahora „ya“ ha pasado una semana y me he olvidado de decir
 
GRACIAS.

 
GRACIAS a Usted
GRACIAS a la Sra. Herold
GRACIAS a Dr. Zelener
 
Y un gracias especialmente para la Dr. Fonferek-Levy.
¡¡¡¡¡¡Ella se ha quedado (aunque haya sido Viernes a la tarde y ya había terminado) hasta que me dieran mis “Dientecitos” del Técnico Dental!!!!!
Me sentía tan bien después de la anestesia General que fuimos a pasear horas en Berlín (El tiempo era maravilloso).

Hasta hoy no eh necesitado ninguna pastilla para dolor – y seguramente que no lo necesitare mas.
 
Yo le deseo a usted y a todos los demás.
Un lindo pentecostés.
 
Queridos Saludos de Múnich
G. K.

Sra. V.J. de Alemania nos escribió hace un par de días después del tratamiento en febrero 2016 esta carta.

Querido Dr. Leu, querido equipo alrededor de la LM GmbH,

Antes que nada le quería agradecer por todo – el Tratamiento, el asesoramiento, la nueva calidad de Vida. En “forma abreviada” (si es posible) quería escribir mis experiencias de este Tratamiento en la esperanza, que otros afectados tengan el coraje de hacer el primer paso. Yo puedo decir que no me arrepiento.

Tuve que cumplir realmente 45 años para encontrar en fin el coraje y la fuerza, para acabar por fin con mi odisea y dejarme tratar por mi pánico del miedo al dentista. Hace seguramente cinco o diez años he investigado como salgo de mi problema. A la vez siempre veía la misma página de Dr. Leu “miedo-al-dentista.es”. El punto final para mi decisión de hacer ahora algo, fue el hecho que mientras de mis vacaciones en el verano en España se ha soltado el diente incisivo de la mandíbula inferior. “¿Se va caer, Dios mío, se va a caer pronto. Se verá rápidamente, que hago ahora?” Un pensamiento terrorífico – trabajo, tengo un contacto intensivo hacia otras personas.

Yo he – como dije – investigado años. “miedo-al-dentista.es”. Una y otra vez. Cliquear, leer, lo cerré otra vez rápidamente, llora. Pero ese diente flojo de las vacaciones me dio el resto. Antes podía ocultarlo todo, pero ese diente flojo – ya fue. Mi última visito a un Dentista hacia ese momento hace ca. 30 años. Experiencias traumáticas y perdidas total de confianza en dentistas en general, ya soltaron ese pánico en mi infancia. Las consecuencias era, por supuesto, que cada vez caían mas dientes. El empaste de los dientes caían cada vez afuera, y yo lo sustituía con algodón o lo pegaba con gotitas de nuevo. Los Caninos o las muelas quebraban o caían, simplemente lo he aceptado. La primera vez que había tomado contacto me costó mucha fuerza, pero lo hice. Bajo de lagrimas, brote de sudor, temblor y malestar he escrito el 01. o 02.09.2015 una Mail a la LM GmbH Me han llamado al próximo día por la mañana. Mi marido ha contestado el teléfono, yo me he negado, y lo he dejado para la tarde. Realmente a las 15 Horas de nuevo una llamada. “¿Dios mío, que hago? ¿Atiendo o no?“ Lo hice. ¡¡Sr. Herold, Shit!! Andrea Herold todos la conocen que se ha ocupado con Fobia Dental. ¿Su Marido? ¿El hermano? ¿O una coincidencia? ¿Ahora qué? Yo estaba inclinada de cortar automáticamente, pero no lo hice y seguí la conversación. ¿Qué digo? Era realmente el marido de Andrea Herold. Era totalmente relajador, me informo sobre el desarrollo de la terapia objetivamente, competentemente e neutral. Yo me relaje rápidamente, porque sabía que no me iba a pasar nada, la conversación con Sr. Herold era claramente relajador. Hemos hechos chistes. Verdaderamente, fue genial.

T1 fand dann am 21.09.2015 um 12.15 Uhr in Köln bei Dr. Leu statt. Mir stand also eine lange Wartezeit bevor, die daraus resultierte, dass ich unbedingt mit Dr. Leu persönlich sprechen wollte, weil ich durch meine jahrelange Recherche irgendwie das Gefühl einer gewissen Vertrautheit hatte. Aus Filmberichten wusste ich, wie er aussieht, wie er spricht etc. Die Wartezeit war geprägt von Freude einerseits, Zweifeln, Panik und Mutlosigkeit andererseits. Es war nicht einfach.

Mi T1 fue el 21.09.2016 a las 12.15 horas en Köln con Dr. Leu. Me esperaba ósea una la espera, que resultaba que quería hablar sin falta personalmente con el Dr. Leu, por las investigaciones que había hechos muchos años ya tenía como un sentido de confianza. De Videos sabia como él se veía y como el habla, etc. La espera estaba marcado por una parte de felicidad, duda, pánico y desanimo de la otra parte. No fue fácil.

¡El T1 no fue psicológicamente un paseo! El camino fue largo, mas de 2,5 horas teníamos que desviar el atasco. Nos estresábamos, no sabía si llegaba a tiempo. Al llegar a Köln teníamos que buscar héticamente un aparcamiento. Coche estacionado y cuarenta y cinco minutos demasiado temprano delante del consultorio. Qué bien, ahora me tenía que distraer, un pequeño paseo por la zona peatonal, y visitar el Dom de Köln. Diez minutos antes de la Cita delante del consultorio, mi cuerpo se volvió loco – en medio de la calle. Empecé a transpirar como loco, mi corazón disparaba, temblaba en todo el cuerpo, de modo que mi marido me tuvo que abrazar y darme coraje. A las 12.10 horas entre al consultorio. Estaba a punto de tener un colapso circulatorio. Dr. Leu estaba inmediatamente ahí, me pidió que entre en la habitación y tome asiento en una silla – nada de sillas de dentistas. Es verdad lo que está escrito en la página de web de “miedo-al-dentista.es”: ninguna espera, ninguna silla de tratamiento, ninguna bata blanca. ¡Dr. Leu no me ha dado ninguna razón en esa conversación, de tener que sentirme mal, al contrario! Fue muy comprensivo, objetivo y empático. Importante fue para mí que yo no lo daba lástima, sino que me ha dado factos. “así se ve, así le podre ayudar”.

Mentiría si diría que el T1 fue fácil. Estaba realmente en pánico, me quería escapar. Solo una fracción lo que Dr. Leu me había explicado me ha llegado. Y la mirada a las Fotos que el Dr. Leu me había hecho durante la cita me dejaron sin palabras. El T1 fue duro, pero el primer paso estaba hecho.

El cálculo de coste vino bastante rápido. Hasta la decisión al T2 me asesoraron la Sra. Müller y la Sra. Herold conmovedoramente, aconsejaron, me tranquilizaron, y me respondieron todas las preguntas. He telefoneado mucho en esos tiempos. Y ahí he reservado el T2 – Berlín ha sido mi punto de contacto. Desde aquí se hico cargo la Sra. Dobrin de la organización y me siguió el asesoramiento. Ella se hizo sentir un día después de que había tomado la decisión de hacerlo, me explico e me informo el procedimiento, los tratadores, etc. Tengo que anticipar: yo tenía en ese instante un contacto regular, bueno y lleno de confianza con la Dra. Dobrin. Ella fue aquella, que me libro de mis dudas y de diversos puntos bajos mientras la duración del tratamiento hasta el T3.

T2 fue el 30.10.2016 en Berlín. Una espera larga después de T1, si, pero también tenía sus razones, a través que iba a recibir en la mandíbula inferior implantes inmediatos y el especialista para este caso – Sr. Zelener – en esta etapa estaba en las vacaciones y después tenía un congreso. Me podía haber tratado en otro lugar pero asentí esperar ese periodo.
Mientras tanto realizaba por teléfono el contacto a mi anestesista – Sra. Dr. Fonferek-Levy. Una señora tan amable. ¡De verdad!

En la noche para T2 – había viajado una noche antes y estaba en Hotel a lado del consultorio – pude verdaderamente dormir.
Al llegar en el consultorio me recibió la Dra. Dr. Fonferek-Levy cariñosamente. Fuimos directamente al cuarto en donde iba a ser a operación y arreglamos las formalidades. Curiosamente estaba relajada. Me presentaron a la hermana Ina , ella me metió el acceso. Me envolvieron en mantas y ahí ya me fui. Lo siguiente que me puedo acordar es a la voz suave de la Dra. Dr. Fonferek-Levy cuando ella me busco de vuelta. De lo que paso poco después del despertar no me acuerdo mas bien. Hice los primeros Selfies, para documentar la situación y para tener una propia impresión. Arriba un provisorio, que ya se veía mejor que mis propios dientes. Y abajo ni me anime de mirar.

Le avise a diferentes personas por Móvil que aun vivo. Dolores no tuve. Obviamente también le informe a la Sra. Dobrin. Ella se comunico inmediatamente otra vez conmigo y me había dicho que ella tenía todo el tiempo contacto con el consultorio.

Un día se ha dicho „ahora sentarme arriba de la silla y poner la protética”. No tenía miedo de lo que me esperaba. ¡Qué sentimiento: de estar sentada en el Dentista y no tener pánico! En las manos del Sr. Zelener me sentía en verdad en buenas manos. No es ni un hombre de gran palabras, pero me respondía todas las preguntas y fue muy cuidadoso, amable y comprensivo. Yo le deje hacer sus cosas, yo creo, que pudo trabajar bastante relajado conmigo. La prótesis adentro, controlar la mordida, prótesis otra vez afuera, rebajar un poco, otra vez adentro, controlar la mordida, etc. Fue bastante dispendioso que él había conseguido con en Labor Dental y la “asistente de Dr. Leu”. No tuve ni una vez la necesidad de querer abandonar la silla y escaparme. Al contrario estaba aliviada que el Sr. Zelener me adaptaba las prótesis. La Sra. Dr. Fonferek estaba todo el tiempo ahí y me mantenía en ojo.

El T3 se realizo dos semanas después, el 13.11.2015. Esta vez tuve un periodo más largo de espera, afortunadamente estuve tan relajada que podía vivir con ello. La Sra. Dr. Fonferek-Levy me distraía y me cuidaba aunque ella no tenía nada que ver con mi Cita. El Sr. Zelener me saludo de manera amable y calmante y me pidió de esta manera „que me siente arriba de la silla“. Para ser sincera tenía un pánico leve, ya que mis futuros dientes estaban arriba de la tabla y las veía “gigantes”. Pero el Sr. Zelener me aseguro que no pasaría nada malo y todo saldrá bien.

Después de ca. una hora, el Sr. Zelener me adapto todo en la mandíbula superior, me saco los hilos y me rebaso la prótesis de la mandíbula inferior – ahí se termino el tratamiento. Antes del tratamiento él me había dado un espejo y después al final de nuevo.

¡Increíble! ¡Quería darles un abrazo a este hombre y también al técnico dental, Sr. Olszewski! ¡Se veía y se ve genial, lo que ellos “crearon” ahí para mí! ¡La prótesis pega perfectamente conmigo, en este momento ya un gran Gracias para el Sr. Olszewski! ¡Sensacional!

Lo que también me encanto es que la Sra. Fonferek-Levy, antes de terminar el Tratamiento del T3, se había parado a lado mío y me acaricio las mejillas y me preguntaba: “¿Y, quien vive todavía aquí?”. ¡Eso fue tan cariñoso!

¡ En verdad lo conseguí! ¡Realmente lo hice hasta el fin! Mentiría si diría que fue un paseo. No, en todos los aspectos no fue fácil lo que yo recién había conseguido. Pero es posible. He llorado muchos días y noches, dudado, vivido por miedo. No sé si alguna vez tuve que vivir algo tan personal y dramático en mi Vida. En verdad, no lo sé. Una parte estoy totalmente aliviada que mis dientes malos no estén mas y ahora me pueda reír y mirarme en el espejo. Por otra parte es la perdida de dientes propios una carga.

Hoy en día estoy bien, más que bien. Esa carga psíquica durante la terapia entera fue inmensa. En mi caso el T3 no era la última Cita, tuve que hacer la una y otra optimización y precisión de encaje, a través que mi mandíbula cambiaba por la operación, necesitaba más Citas. Y aun no eh llegado al fin. Pero no es que este sorprendida o que sea malo. Al contrario: me siento aun bien asesorada. No he esperado en ningún momento que después del T3 esté todo listo. Casi todos mis dientes han sido extraído y yo sabía que n mi boca van a pasar aun más cosas. Pero la tengo a la Sra. Dobrin aun como persona de contacto si tendría alguna molestia. Y de las conversaciones de Dr. Leu se que él tiene una alta exigencia que todos sus pacientes estén contentos. Yo sé y sabia que después de una operación tan inmensa se cambiaran algunas cosas. ¡Mi vida ha cambiado totalmente a través de este tratamiento y el equipo alrededor de Dr. Leu! ¡Ha tardado un poco, no lo negare! También después del T2 y el T3 tuve problemas psíquicos. No sabía cómo ir con esta nueva situación y estuvo más de una vez de tener un colapso nervioso. Mi Familia lo ha vivido conmigo. No se puede negar que la perdida de los propios dientes puede provocar depresiones masivas. Una vida con prótesis, como conmigo un reemplazo entero de los propios dientes, es una gran incisión, que no se va de hoy para mañana. Una mirada en el espejo es en el empiezo difícil. Tocar la Prótesis y sacarlo de la boca para la limpieza puede ser al empiezo bastante asqueroso. Pero con el tiempo se va el rechazo, asco, desaliento que uno tiene. Uno se acostumbra, uno crece con sus deberes y empieza a aceptarlo. Poco a poco se vuelve de un “qué asco” a un “a bueno” a un “ok” hasta un “genial”. ¡En serio! Es así. Por lo menos fue así conmigo.

Después que paso un tiempo, solo puedo decir que mi autoestima ha subido increíblemente, me empecé a querer de nuevo. La prótesis, que me había “dado”, es tan lindo estéticamente, decente y atractivo que me miro como diez veces en el espejo y lo tengo que disfrutar. Mis relaciones con otras Persones se ha vuelto mucho más abierto y relejado. No tengo más vergüenza de reírme delante de otras Personas. No me siento más tampoco sucio o con asco. No me siento más desagradada cuando alguien me mira en la boca cuando hablo, al contrario. Algunos miran como si están envidiosos…

Los pensamientos de suicidio, que me venían cada año mas y mas, también desaparecieron. El resultado: Lo haría todo de nuevo, también con la experiencia de hoy. Yo misma me estaba en camino. En mi caso fue brutal. Pero el tratamiento del equipo de Dr. Leu me ayudo de salir de ahí.

¡Mis gracias de corazón para el equipo entero que me ha asesorado! A Dr. Leu, Sr. Zelener, Sr. Olszewski, Sra. Dr. Fonferek-Levy, Sra. Herold, Sra. Müller y Sr. Herold. ¡Un gracias especial, en verdad especial, va para la Sra. Dobrin, que estuvo en verdad siempre para mi ahí!

¡Le puede decir todos aquellos que leen esta historia y se sientan relacionado o afectados, les puedo decir, anímense de hacer el primer paso y tomar contacto! ¡El alma se sanara, y eso se siente más que bien! Muchos saludos para el equipo, pero más para aquellos que aun están en la lucha.

 

V. J.

Sra. J.D. de la Suiza Francesa fue tratada a principios del año 2014 en Lucerna con la terapia en 3 Citas. Un año después escribió este carta.

Hace un año decidí de recurrir a la Gentle Dental Office.

Antes de eso tuve muchas preocupaciones. La primera Cita fue bastante bien. El día de la Operación fue hermoso. Las Personas eran muy complaciente y amable. En los próximos días después de la Operación tampoco tenía problemas. No me arrepiento de nada y si tendria que hacerlo todo de nuevo, lo haría. Le agradezco mucho a todas las personas que se preocuparon por mí.

Quiero dar las Gracias a Dr. Leu, que se preocupa por esas personas que tienen miedo al Dentista.

Le deseo a todos lo mejor.

J. D.

Sra. M.A. de Geneva fue tratada en Mayo 2014 con la terapia en 3 Citas y nos escribió de siguiente esta carta. Fue traducido del Francés.

Después de varias experiencias dolorosas en el Dentista, cuando era niña, empecé a tener temor y después con el tiempo se volvió ser una Fobia, y no pude ir nunca jamás a un consultorio. Solo en pensar de sentarme arriba de esa silla de dentistas o de oler el olor de un Consultorio dental era inaguantable. Eso me daba grandes ataques de pánico.

Hoy, después de un poco mas de 10 años, con esta conciencia que mi boca estaba en un estado fatal, me di cuenta, que no puedo seguir así. Así que empecé a buscar en internet para ver si había alternativas. Y así llegue a la pagina “www.peure-du-dentiste.eu”. Al leer todas las informaciones, sobre todos aquellos que hablaban de anestesia general, tenía el presentimiento de ser entendida. ¡Y si, existe algo así como Fobia Dental!

Tenía la impresión que por fin puedo ser tratada y entendida. He hablado sobre eso con mi familia, y todos me apoyaban 100%, que me motiva más aun. Y ahí había tomado contacto con la Sra. Lucas, la que me explico automáticamente todos los pasos de la terapia en 3 Citas. La primera Cita con el Dr. Leu fue bastante bien. El me explico que sería posible para mí. Esa Cita fue para mí un gran alivio, enterarse que un tratamiento bajo anestesia general sea posible. Por fin alguien se tomo enserio mi Fobia. La segunda Cita fue la de la Operación. 4 Horas Anestesia General. Cuando me desperté estaba cansada. Pero no tenía ni dolores, ni estaba hinchada. La tercera Cita es la que más me sorprendió. Me podía sentar arriba la silla dental, pude dejar que me pongan mi puente y mi prótesis, sin problemas. Al principio estaba nerviosa pero eso ha pasado rápido. Estaba orgullosa de mi misma. Nunca hubiese pensado que iba a conseguir algo así, si uno piensa de los ataques de pánicos que me daban. Tengo que admitir que el Dentista fue súper amable, ya que el está acostumbrado de tratar a pacientes de Dr. Leu. Hoy en día gracias del buen asesoramiento y de la comprensión de Dr. Leu y su equipo, tengo dientes sanos y mi Fobia dental es más floja. Estoy feliz que ocurrí a la Gentle Dental Office, pude encadenar un nuevo camino en mi Vida.

Me faltan las palabras para dar las Gracias. Por el momento no he visitado ninguna higienista dental. Pero me siento preparada. Y lo hare pronto. Le agradezco a la Sra. Lucas por su disposición de ayudar y su accesibilidad por todo el tiempo.

Valió la pena y no arrepiento nada.

M. A.

Una Paciente Suiza R.H. en Febrero 2015…

.... Y ahí vino el día que yo me iba a Zúrich. Dr. Leu fue muy sensible conmigo y no me exponía, ni nada de eso. Uno está sentado ahí y se avergüenza del estado de sus dientes. Al contrario el me ha dado coraje y me dio más fuerza para arrancar e ir ese camino que uno quiere.

Mi experiencia con la Gentle Dental Office:

Tengo 55 años y sufro de Miedo dental extrema, ya que en la infancia y de joven como también de señorita, he hecho muy malas experiencias. Y de repente no me fui mas a un Dentista (más o menos a partir de los 25). No tengo que describir como estaban mis dientes. Claro que me avergonzaba y lo reprimía, hasta que vino ese momento en donde no tenia mas otra opción. En mayo 2014 se me había caído un diente delantero, y si ese fue unos de los momentos que reprimía.

Por Google y con la palabra miedo al dentista encontré esta página, rellene el formulario y lo mande. Dos días después recibí una llamada para la primera Cita, para todos los Pacientes con Fobia dental seguramente el paso más difícil. Me lo explicaron paso a paso empáticamente, como funciona la primera Cita con el Dr. Leu en Zúrich.

Dr. Leu fue muy sensible conmigo y no me exponía, ni nada de eso. Uno está sentado ahí y se avergüenza del estado de sus dientes. Al contrario el me ha dado coraje y me dio más fuerza para arrancar e ir ese camino que uno quiere. De ahí todo fue rápido, llego la oferta y también una propuesta de Cita para el T2. Esa Cita era perfecta. Mientras tanto había tomado el Anestesista contacto conmigo para explicarme los detalles de su parte. Y ahí vino el Día X, en donde me fui a Zúrich para el tratamiento. Estaba bastante nerviosa, pero aun así tenía un buen presentimiento que había tomado el camino correcto. Mi marido me había venido a buscar, y yo aun estaba un poco “mareada” de la anestesia general, pero ni tenía malestar ni nada otro. Dolores no tenia nunca, tampoco al día siguiente. En un Viernes tuve la operación y el Martes por la tarde pude ir de nuevo a la oficina, con la prótesis provisoria. Esto fue muy bien. Seguí las instrucciones que me habían dado.

En el futuro puedo seguir yendo a este dentista para controles y para mi ya no es más difícil. Las Damas de la Oficina en Freienbach siempre estaba dispuestas a ayudar e podía escribir siempre un Email y rápidamente ya venía una respuesta. Estoy más que contenta con el resultado e iré en futuro cada medio año a un control a Dr. Schmidt, sin noches de insomnios. En conclusión de lo que quiero decir, fue así como está escrito en la pagina.

Una de muchas cartas de pacientes nos ha llegado para las navidades 2014. Paciente H.S. de Suiza fue tratado con la Terapia en 3 Citas.

Buenos Días Sra. Herold,

hace 6 o ya son 8 años, usted fue mi primer contacto, la que me había escuchado con los términos “Miedo Dental, Dentista, arrinconamiento y miedo de Personas”

Después de un buen mes ya había dejado atrás mío.

De ahí hasta ahora tuve que ir, además de la higiene dental anual, dos veces por tratamientos pequeños, que demuestra la gran calidad de ustedes.

Y una vez más, MUCHAS GRACIAS DE CORAZON…………

¡Le deseo a usted una navidad sagrada y todo lo mejor para el año 2015!

Cordialmente

H. S.

Historias de nuestros Pacientes


Testimonios

Das war heute ein wunderschöner Tag! Das meine ich genauso!!! - Keine Schwellungen, keine Schmerzen und keine Schmerzmittel. An dieser Stelle schon einmal vielen, vielen Dank! Allein Ihre Zeit und Ihre Einfühlsamkeit bei T1, die gesamte Aufklärung und Betreuung im Vorfeld und die Menschlichkeit von Ihrer Seite hat mir volles Vertrauen geschenkt und ich freue mich jetzt schon auf T3.
Herr C. F. am 24.6.2017
GDO Group
Selbst ich als alter Skeptiker wurde nun davon überzeugt, dass nicht alles Nepp, Übervorteilung und Abzocke ist. Was man bei Dr. Leu und dessen Team bekommt, ist wirklich absolut perfekt.
Herr E.F. aus Oberbayern
GDO Group
Von der ersten E-Mail bis zum letzten Termin, es war alles durchdacht und perfekt organisiert. Ich habe mich gut aufgehoben gefühlt und für mich steht außer Frage, müsste ich diese Entscheidung noch einmal treffen, ich würde es genauso wieder tun.
Frau S.K. aus Berlin
GDO Group